Testimonios

El pasado día de la Inmaculada Concepción celebramos en Madrid, en nuestra casa de formación, un acontecimiento que es para no parar de dar gracias a Dios: el 50 aniversario de la consagración de Julita y Mª Luisa. En el marco de la Eucaristía, renovaron su sí a Dios con más alegría y generosidad, si cabe, que la primera vez. Con corazón tremendamente agradecido, comparten con nosotros unas líneas que expresan el júbilo por lo vivido toda una vida: "En esta fiesta...