Rincón de Oración

Estas tres miradas (el ejemplo de su vida, la ayuda de su intercesión y la participación en su destino) son las que nos han acompañado estos días de celebración del triduo de nuestro Fundador, el Padre Claret. No son pocos las referencias de la vida de este santo las que cada uno puede traer al recuerdo. Su biografía enriquece nuestra fe, nuestro vivir y nuestro obrar. Su vida se nos presenta como parte de esa llama que arde, que brilla...

Una llamada a lo profundo. Eso es el día de hoy. Contemplar a Claret, a mi padre en la vida y en la vocación, me hace recordar a esos días especiales en que la familia se une y reúne para festejar el cumpleaños del abuelo. No hay otra causa más que él. Hoy para mí es así: la Familia Claretiana unida en la celebración de nuestro padre. Y lo mejor es que no es autorreferencial, sino que la petición común...