Novedades

El Espíritu sigue soplando sobre ese sueño de Claret que iba tomando forma. Recordamos que en Plasencia comenzó el primer brote y que, poco a poco, fueron surgiendo otros en diversos lugares. Las hijas del Corazón de María, llevadas de la mano de sus hermanos claretianos, tenían ya incluso una norma escrita: los Estatutos de 1944. Los Estatutos, sin duda, imprimieron un gran impulso al Instituto, favoreciendo la fundación de nuevos Centros. El año 1944 ve nacer un Centro en Madrid,...