Testimonios

¡Qué difícil me resulta escribir estas letras! Y no por falta de experiencias, emociones y recuerdos que compartir sino por todo lo contrario, por la acumulación de vivencias tan intensas que aún me resulta difícil hablar de ellas, organizarlas en mis recuerdos y, por supuesto, expresarlas en palabras. Tengo el corazón dilatado, vibrante, ardiente...